Diferencias entre el jamón y el lacón

Ambos provienen del cerdo, pero… ¿el jamón y el lacón son lo mismo? ¿en qué se diferencian? ¿solo en el sabor o también en las propiedades?

Lonchas de lacón / Fuente: Gurmè

En Jamón Puro Bellota, tu tienda de jamón ibérico y de bellota online, te explicamos las diferencias en el jamón y el lacón para que ya no te quede ninguna duda al respecto. ¡Allá vamos!

Lacón, un gran desconocido

Para ponerte un poco en contexto, el lacón procede del cerdo de raza blanca criado en Galicia, y de unas razas específicas de cerdo. Se trata de la raza Large White, Landrace, Duroc y de sus cruces entre sí, y cruces con razas de Blanco Belga y Pietrain.

Pero más allá de estos datos específicos, el lacón asado es un gran conocido de nuestra gastronomía, sobre todo el lacón gallego tradicional. Normalmente solemos verlo en el típico plato de lacón con grelos, muy característico de Galicia. ¿Lo has probado alguna vez? Te recomendamos hacerlo.

Diferencias entre jamón y lacón

Si nos metemos de lleno a estudiar sus diferencias, lo cierto es que nos encontramos con más de una. A pesar de que ambos proceden del cerdo, las diferencias entre el jamón y el lacón son muy notables, sobre todo en cuanto a sabor y elaboración.

Parte del cerdo

El lacón procede de las patas delanteras del cerdo (como las paletillas), mientras que el jamón procede de las patas traseras. Para ser más exactos, el lacón proviene de la pieza que va desde el codillo hasta la pezuña.

Parece poca diferencia, pero la distinta procedencia hace que el resultado de las dos piezas sea totalmente distinto. Las lonchas del lacón son más jugosas y presentan una distribución de la grasa diferente a la del jamón.

Tiempo de curación y proceso de elaboración

Otra de las grandes diferencias es el proceso de elaboración y el tiempo de curación de ambas piezas. Mientras que el lacón necesita un tiempo de curación de unos 15 días y un proceso total de elaboración de unos 35 días, el jamón serrano necesita un proceso de curación que oscila entre los 12 y los 24 meses. Por no hablar del jamón de bellota, que requiere de 24 a 38 meses.

Por lo tanto, el proceso de elaboración del lacón es, significativamente, más corto que el del jamón.

Procedencia del cerdo

Como te adelantábamos al inicio, el lacón proviene del cerdo blanco, que a su vez proviene de diferentes naciones: Duroc de Estados Unidos, Large White de Reino Unido y Pietran de Bélgica. Aunque todas estas razas llevan años asentadas en España, no se vincula a una zona geográfica concreta, a diferencia de los cerdos ibéricos de donde procede el jamón.

Los cerdos ibéricos los encontramos principalmente en España y también Portugal, y no en otros países.

Precio del producto

Lógicamente, el precio final de las piezas de jamón, ya sea serrano o ibérico, es superior a las del lacón, ya que el proceso de elaboración y curación es más largo y costoso.

Lacón a la gallega

Lo más típico en nuestro país, y lo que probablemente te suene más familiar, es el lacón a la gallega. Se trata de un plato muy popular en Galicia y que aporta muchas proteínas. Los ingredientes son muy básicos y su preparación muy sencilla, ya que tan solo necesitarás patatas, lonchas de lacón, aceite de oliva virgen extra y pimentón.

Esperamos que te haya gustado este post y que ahora tengas claras todas las diferencias entre el jamón y el lacón. También te recordamos que si quieres disfrutar del mejor jamón ibérico, puedes comprar jamón ibérico puro de bellota en nuestra tienda online Jamón Puro Bellota. ¡También hacemos envíos internacionales! Te esperamos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *