En Jamón Puro Bellota podrás comprar morcón que procede de carne de cerdo 100% ibérico. Su elaboración y sus características son parecidas a las del chorizo, aunque el morcón tiene unas características especiales que lo hacen único.

Descubrimos las claves de una pieza ibérica bastante desconocida para muchos, pero con unas propiedades organolépticas a la altura de los mejores embutidos ibéricos.

¿Qué es el morcón ibérico?

El morcón es un embutido de cerdo ibérico típico de la zona suroeste de España. Su elaboración es similar a la del chorizo y recibe su nombre de la tripa con la que se embute. El morcón ibérico se elabora con el intestino grueso del cerdo, mientras que el chorizo lo hace con el intestino delgado. La carne magra utilizada para la elaboración del morcón ibérico tiene una calidad excepcional, mucha más alta que la del chorizo, con un un alto porcentaje proveniente de la paletilla del animal.

Además de su embutido, la principal diferencia de este con respecto al chorizo, es que se elabora por lo general con magro de mayor calidad, evitando los cúmulos de grasas o las aponeurosis (variedad de tendón). Se suele emplear un 30% de carne derivada de la paletilla.

La elaboración del morcón es realmente cuidada, ya que requiere de un picado especial a mano. El proceso de la carne del morcón necesita de una limpieza a fondo y de una revisión de la tripa para crear piezas prácticamente perfectas. Requiere de paciencia y buen hacer.

Queremos que usted disfrute de los mejores ibéricos de nuestra Península. Por ello, ponemos a su disposición para comprar en nuestra tienda online Morcón Ibérico Puro de Bellota de la excelente casa Sánchez Romero Carvajal. Una pieza que representa la excelencia del ibérico, con un olor embriagador a pimentón y un sabor característico a especias. Este morcón procede de cerdo 100% criado en las dehesas de Sánchez Romero Carvajal (Jabugo), embutido en auténtica tripa de ciego.

El proceso de elaboración se realiza tras una detallada selección, troceado a cuchillo y picado de las carnes y el tocino de cerdo ibérico. Posteriormente se realiza su condimentación con especias y aditivos autorizados. La curación se lleva a cabo en secadores naturales, lo que le otorga una excelencia única. Lo más destacado de este morcón es que es el único embutido de chorizo comercializado en España que se sigue haciendo a cuchillo.

El morcón ibérico se caracteriza, principalmente, por su sabor y su olor. No deja indiferente a nadie. Sus características organolépticas convierten al morcón en un embutido delicioso. En nuestra tienda también puede comprar morcón ibérico de bellota de la marca Benito, una de las más reconocidas en el sector de los embutidos y jamones ibéricos.

Estas piezas están elaboradas con los magros más selectos de cerdo ibérico. Su peso suele oscilar entre 850 gramos y 900 gramos. Se presenta embutido en tripa natural y con una curación de entre 90 y 120 días.  Para sacarle el máximo provecho a todas sus propiedades, recomendamos dejar airear las piezas unos minutos antes de su consumo. De esa forma, podrá apreciar mucho mejor su verdadero aroma y sabor. Recuerde que la pieza se debe conservar a una temperatura de entre 5 y 10 ºC más o menos.

Se utiliza el apéndice del intestino grueso del cerdo, que también se conoce como morcón, de ahí su nombre popular. Más tarde, es cuando se le da esa característica forma abultada e irregular.

Otro de los aspectos que lo diferencia del resto de embutidos es precisamente esa forma. El morcón es importante que se apriete y se anude bien con un hilo de algodón por la parte de fuera para evitar que se deshaga el embutido una vez cortado. Normalmente se suele dejar 3 meses para que seque de forma natural, por lo que su proceso de maduración es algo más lento que el de otro embutidos ibéricos.

¿Cómo comer morcón ibérico?

Esta pregunta puede parecer obvia en un principio, pero hemos querido destacarla de manera especial ya que el morcón ibérico nos permite degustarlo de muchas maneras. Coge ideas porque pueden servirte mucho cuando tengas invitados en casa esta Navidad, por ejemplo. Estas son algunas de nuestras favoritas:

  • Solo, en su versión más pura y auténtica.
  • Acompañado de pan o dentro del bocadillo.
  • Añadiéndolo a algunos platos para darle un toque de sabor: tortilla a la francesa, huevo frito, pizza, sofrito con ajo y cebolla para condimentar platos de arroz blanco o pasta, etc.
  • En un plato de ibéricos y queso.
  • Como ingrediente de un buen plato de migas.
  • Se recomienda acompañarlo con vinos fuertes como reservas o vinos de crianza.

Al contrario de lo que puede parecer por su color, el morcón no mancha ni deja olor en las manos. Además, tiene una textura más blanda que lo hace muy fácil de cortar y masticar. Si todavía no has probado el morcón ibérico.

Date prisa si quieres disfrutar de su increíble sabor porque es un producto con mucho éxito y no queremos que te quedes sin él.